Seguidores

miércoles, 2 de junio de 2010

Entrevista a Reinaldo Edmundo Marchant*

Reinaldo Edmundo Marchant




(Santiago de Chile) Carlos Ruiz




Reinaldo Edmundo Marchant, (San Miguel, Chile, 1958), se convirtió en en el Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile más joven en su historia. Asunto no menor: ese cargo lo ocuparon ilustres figuras como Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Nicanor Parra, Gonzalo Rojas... Marchant, es una de las más relevantes figuras en la narrativa nacional. Comenzó a darse a conocer en los ochenta, ganando importantes Premios Literarios, hasta que en 1988, luego del triunfo del NO contra el dictador Augusto Pinochet, obtiene el Premio Nacional de Novela Andrés Bello, certamen al que había enviado ¡cinco novelas inéditas!
Como él lo ha reconocido más de una vez, su primer oficio fue el fútbol. Formó parte del plantel profesional del Club Deportivo Aviación. Donde hizo las Inferiores con jugadores como Roberto Rojas y Eduardo Fournier. Todo este sueño quedó trunco con el golpe de 1973: dos de sus hermanos fueron detenidos y luego partieron a Argentina, toda la familia. La fecha no la olvidaría nunca, el 10 de mayo de 1974. Tenía 17 años recién cumplidos. Le tocó estar en la muerte de Juan Domingo Perón y, meses después, en el asesinato del general aliado de Salvador Allende, Carlos Prats González, hecho ocurrido en el barrio de Palermo, de Buenos Aires. "...Yo llegué siendo casi un pibe a la Argentina. Viví tres años, hasta el golpe de los militares. Tuve muchos amigos, me ayudaron mucho, no sólo a mí, sino a miles de chilenos que huían de la dictadura. Todavía mantengo ese amor por Argentina. Cada vez que puedo me arranco para allá. Estoy pendiente de lo que ocurre..."




PREGUNTA: ¿Fueron terribles esos días?
RESPUESTA: Imagínate... Tenía así un montoncito de edad... Dejar las canchas, el barrio, los amigos, los sueños de la infancia, la pelotita... Yo ni siquiera había terminado la segundaria.
P: De todo aquello saldría tu libro La Alegría del Pueblo, historias de fútbol...
R: Sí, casi treinta años después.
P: Que lo presentó el Ministro del Interior José Miguel Insulza, Antonio Skármeta y el seleccionado chileno, Leonardo Véliz. Y que te ha permitido tomar contacto con Jorge Valdano y muchos periodistas deportivos de Argentina, México y España...
R: Sí. Ha sido muy lindo todo eso. Walter Saavedra y los demás muchachos de la Radio Mitre siempre me llaman y charlamos en el aire. Con Valdano mantenemos un fluido contacto. Ahora viene a Chile y nos veremos.
P: La Alegría..., fue el primer libro de ese género publicado en Chile.
R: Claro, el primero. Los demás son periodísticos, históricos. El mío son cuentos literarios de fútbol, crónicas y pensamientos.
P: Has dicho que Argentina es tu segunda patria.
R: Sí, lo es. Yo llegué siendo casi un pibe a la Argentina. Viví tres años, hasta el golpe de los militares. Tuve muchos amigos, me ayudaron mucho, no sólo a mí, sino a miles de chilenos que huían de la dictadura. Todavía mantengo ese amor por Argentina. Cada vez que puedo me arranco para allá. Estoy pendiente de lo que ocurre.
P: Ves mucho fútbol...
R: Sí, todo. Estoy al día de lo que pasa. Acá me veo con amigos argentinos, casi todos ex jugadores y charlamos. Cuando era Agregado Cultural de Chile en Uruguay, pasaba más en Argentina...-ríe-.
P: ¿Sirve el fútbol como experiencia para la creación?
R: ¡Totalmente! El fútbol es permanente creación. Magia. Inventiva. Arte. Pocas cosas están representadas de la vida, de mejor manera, como es el fútbol. Si tú llevas aquel simple juego a la calle, te darás cuenta de que siempre estamos esperando un pase perfecto que nos lleve al éxito. Que siempre debes estar atento a los movimientos de quienes te vigilan. Que a veces corres, te esfuerzas, levantas las manos, pegas grito, esperando un balón o una ayuda que jamás llega... Que - sigue fascinado por el tema-, esa pelota que viaja por el aire jamás se sabe cómo descenderá, así como jamás se sabe cómo reaccionarán las personas...
P: Eres un agradecido del fútbol...
R: Sinceramente todo lo que sé lo aprendí de muy niño en los camarines, en las canchas, escuchando a los viejos... Todavía pienso como un jugador... Eso no se pasa nunca.
P: ¿Cómo te hiciste escritor?
R: La verdad, no sé... Es lo mismo que en el fútbol, uno juega porque le gusta y tiene facilidades innatas. Aunque pienso que puede ser porque también es un oficio donde se crea. Se inventan cosas...
P: De tu generación eres quien más producción literaria tienes, de dónde surge esa facilidad para escribir...
R: Yo qué sé... A mí me gusta escribir y cuando no lo hago soy un infierno... Un infeliz. Creo que ya lo dije: uno escribe porque le gusta. Esa es la respuesta. Lo demás es adorno. Juego florales.
P: ¿Y eres feliz cuando creas?
R: Sí, porque uno está inventando algo, bueno o malo, que antes no existía en la tierra. Ese momento, cuando lo estás creando, para mí es hermoso. Inexplicable. Ver caer palabras y frases antes no vistas es un deleite que sólo uno puede entender. Después, cuando el libro sale, desaparece todo ese cariño.
P: ¿Qué te ocurre cuando terminas un libro?
R: Quedo cesante...-ríe-. Con duelo literario. De modo que empiezo a buscar trabajo lo más rápidamente posible para hacer más agradable mi vida - vuelve a reír-.
P: Ahora sale tu novela Las Vírgenes no Llegarán al Paraíso...
R: Sí, la tercera semana de noviembre la presentaremos.
P: ¿Puedes contar en qué consiste?
R: Soy malo para explicar mis libros... Supongo que se trata de la vida. Aunque es una historia de amor, que ocurre en dictadura. A mis amigos les he dicho que apenas salga el libro se los enviaré: para que me representen, me defiendan y lo comenten por mí...Creo que esta vez me metí en un lío innecesario...
P: Por qué...
R: Y... Al personaje le gustan las chicas vírgenes, viste... ¡Y este hijo de puta me eligió a mí para que diera a conocer sus obsesiones!
P: ¿Te refieres al personaje central del libro!
R: Sí, a él. Pobre muchacho.
(c) Carlos Ruiz- Archivos del Sur- Todos los derechos reservados

*Entrevista publicada originalmente en la Revista Archivos del Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta nota