Seguidores

sábado, 19 de junio de 2010

Entrevista a Araceli Otamendi en El Mangrullo*



EL MANGRULLO ENTREVISTA A ARACELI OTAMENDI

(Buenos Aires)
Ante todo, contanos un poco acerca de tu persona, para que los lectores de El Mangrullo puedan conocerte mejor.
Soy escritora y periodista. Nací en Quilmes, una ciudad de la Provincia de Buenos Aires, pero actualmente vivo en Buenos Aires.
¿A qué te dedicás?
Soy periodista. Sin embargo, antes de dedicarme al periodismo estudié Sistemas y me gradué en la Universidad Tecnológica Nacional. También estudié pintura con algunos maestros. Soy escritora y tengo publicada una novela policial que ganó el Premio Fundación El libro- Edenor en 1994, la antología Imágenes de New York, presentada en el Centro Español Juan Carlos I, de New York University; mis cuentos, entrevistas y textos están publicados en revistas y periódicos de Argentina y del exterior. Además, fui Directora de los talleres literarios de la Sociedad Argentina de Escritores durante el período 2002-2003, donde también coordiné talleres de cuento, novela y novela policial.
¿Siempre te gustó escribir? ¿Cómo te iniciaste?
A los siete años decidí que iba a ser escritora, aunque no sabía cómo, así que escribía poesías en el cuaderno del colegio y la maestra se sorprendía.
¿Fuiste lectora desde chica?
Sí, en mi casa mis padres eran muy lectores, así que desde que aprendí a leer siempre leí. Leía de todo: libros de Shakespeare, teatro de Calderón de la Barca, Don Quijote de la Mancha, de Oscar Wilde. Recuerdo mucho El príncipe feliz y El gigante egoísta. Leía todo lo que caía en mis manos. Mis lecturas infantiles fueron estimuladas por mi abuelo, un señor gordo de voz muy fuerte que me traía libros de regalo: los que más recuerdo son las leyendas indígenas argentinas y Alicia en el país de las maravillas; ahora estoy releyendo este último porque considero que fue un libro que abrió mi mente hacia lo maravilloso y fantástico de la literatura. Actualmente leo muchísimo, por las revistas que dirijo, pero además me envían textos de escritores que quieren publicar, quieren saber mi opinión; son gajes del oficio.
¿Cuáles son esas revistas?
Dirijo las revistas Web Archivos del Sur y Barco de papel y colaboro con medios argentinos y de otros países.
Esas revistas, ¿son tu creación?
La idea de hacer "Barco de papel" surgió después de unos meses de iniciar la otra revista virtual que dirijo: Archivos del Sur. El otro director, Vicent Campos, que además es maestro rural de una escuela de Valencia, España, tenía ganas de armar algo con los cuentos que habían escrito los niños de su escuela. Entonces le sugerí que hiciéramos una revista dedicada a los niños, a los padres y educadores, le gustó la idea y nos pusimos a trabajar. Inventé un personaje, "Saturnino", un extraterrestre que viene a hacer un doctorado en el planeta Tierra. Desde el inicio participaron tres escuelas de Valencia y el Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas, "Juan Ramón Fernández" de la ciudad de Buenos Aires. Después se agregaron dos escuelas de Santa Rosa, Provincia de la Pampa. Ahora se incorporarán a Barco de papel los textos de los niños que participen en los talleres que organiza el Bibliomóvil de la Biblioteca del Congreso de la Nación. Esta es una biblioteca que brinda todos los servicios de la Biblioteca del Congreso y que puede trasladarse a cualquier punto del país por aire, tierra o agua.
Como periodista, ¿trabajaste también en otros medios?
Trabajé en revistas, periódicos y en radio. Hacer radio durante un año me gustó; la recepción y el contacto con el público es muy directo y se juega mucho la espontaneidad, no tanto con el tener planeado qué vas a decir o cómo lo vas a decir. La respuesta del público es muy gratificante.
¿Reciben colaboraciones de escritores?
Sí, hemos publicado cuentos y textos de autores importantes como Sarah Bianchi, Fernando Sorrentino, María Cristina da Fonseca, de Chile, Víctor Montoya (boliviano residente en Suecia), últimamente Jostein Gaarder (celebridad mundial, autor de El mundo de Sofía), Laura de Rocka (argentino-chileno-venezolana), Raquel Barthe, Hebe Zemborain, María Brandán Aráoz, entre otros. A medida que la revista se difunde más, hay escritores que desean participar y envían sus textos.
Y vos, ¿escribís también literatura infantil y juvenil?
No había pensando en escribir para niños y jóvenes, excepto cuando mis hijos eran chicos y había que armar alguna obra de teatro para representar en el colegio. Ahí me entusiasmaba y me ponía a escribir con todo para el público infantil. Cando inicié la revista Barco de papel descubrí que hacer una revista destinada al público infantil es algo muy distinto a hacer una revista destinada a los adultos.
La selección del material es mucho más difícil, hay que pensar en la recepción que harán los niños de todo eso. También escribí algunos cuentos que están publicados en la revista y que a los chicos les gustaron.
¿Qué opinás de la narración? ¿Estimula la lectura?
Pienso que sí. Siempre me gustó narrar y que me narraran. Mi padre, que tenía paciencia, me contaba muchos cuentos. En general eran cuentos fantásticos, del estilo de Las mil y una noches, con princesas, príncipes y también había personajes malos, de todo un poco. Mi abuela materna sabía contarme cuentos. Ahora, con el tiempo, me doy cuenta de que vivir en un lugar como Quilmes, donde había más tiempo y no se trataba de una gran ciudad como Buenos Aires, daba tiempo para contar historias, para narrar. Había un tío que se sabía de memoria todo el Martín Fierro y a veces lo recitaba. Me gustaba escucharlo y admiraba su memoria, pero nunca se me ocurrió recitar el Martín Fierro, la obra maestra de José Hernández, aunque valoro su calidad e importancia dentro de la literatura argentina.
¿Considerás valioso el aporte de otras ramas del arte para estimular la lectura en los chicos?
Por supuesto. Barco de papel tiene la sección "jugando con el arte" porque considero que es muy importante familiarizar a los niños desde temprano con la pintura y las creaciones de grandes maestros. Aprender a discernir los colores, la composición, sin erudiciones, simplemente jugando. Es importante conocer a distintos pintores; enriquece mucho, es algo que uno lleva durante toda la vida. Recuerdo que durante la guerra de Irak, donde las imágenes que veíamos por televisión, en los diarios y en las revistas, en Internet, eran tan terribles, para paliar todo eso tan espantoso, de noche miraba libros de arte. El arte en cualquier circunstancia siempre ayuda.
¿Te parece que Internet y la literatura se llevan bien?
Pienso que sí, las nuevas tecnologías permiten conocer escritores que de otra manera no conoceríamos, debido a las distancias u otros factores más relaciones tal vez con el mercado. A lo mejor no hay tiempo para leer una novela de trescientas páginas, pero sí lo hay para leer un cuento o también para escribirlo y enviarlo a una revista. Cultura y comunicación tienen la misma raíz, cada uno de nosotros está inmerso en una cultura y en la medida en que nos podamos comunicar siempre resulta enriquecedor.
Muchas gracias.

*entrevista publicada en El Mangrullo, boletin dedicado a la literatura infantil y a la lectura dirigido por la escritora Raquel Barthe.
1-4-2004

"El Mangrullo"
Año 4 Número 45 - 1 de abril de 2004
Editora responsable: Raquel M. Barthe
mangrullo@sion.com
www.angelfire.com/stars/rbarthe
 
BOLETÍN DEDICADO A LA LITERATURA INFANTIL Y A LA LECTURA
El Mangrullo en Internet www.usuarios.sion.com/mangrullo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta nota