Seguidores

martes, 22 de febrero de 2011

Entrevista a Rubén García Cebollero






(Buenos Aires)

Rubén García Cebollero es un escritor catalán que siempre da sorpresas. Cuando lo conocí, a través de la revista, una novela suya había resultado finalista en el Premio Planeta (España). A partir de ahí, siguió escribiendo, publicando, estudiando. Tiene una actividad  increíble. El dice que sabe administrar bien el tiempo. Además es abogado, y ahora, una de sus novelas Cruz del Sur será llevada al cine. Se filmará en Barcelona y en Montevideo. Como una nueva sorpresa, me entero que además es posible - aunque prefiere mantener la incerdidumbre - que interprete como actor  un personaje en el film. Sigue sus estudios de guión y dirección de cine. Planifica dirigir también otro film.
Realmente me da una gran alegría que Rubén García Cebollero siga adelante con sus proyectos y ¡qué buenos proyectos! y que además haya publicado cuentos en la revista.
“… Lo importante es apasionarse a cada instante con lo que uno hace, y dejarse contagiar y contagiar a los demás con la esperanza, con esa energía que nos mueve, mucho más en tiempos tan oscuros…”

Entrevista

A.O. - ¿Cómo llega la idea de filmar tu novela Cruz del Sur?

R.G.C. - Bien, lo sorprendente es que la historia va al revés. La novela no nace antes del guión, sino después. Uno de mis guiones, Nadie gana una guerra, dio pie a que nos conociéramos con David Sanz y con Tony Lopez-Serrano, que tenían ya distintas versiones del guión, en las que habían ido colaborando los guionistas Pruden Rodríguez y María Bianchi. Me autorizaron y me puse a ello. Era interesante contar lo que se verá en cine, de manera que fuera lo mismo y fuera distinto.

A.O. - ¿Pensaste, primero en escribir la novela o el guión?

R.G.C. Así que leí el guión y le sugerí a David el nombre de otra gran escritora, que declinó, pero al poco me di cuenta que había algo en la historia que pedía a gritos que lo escribiera y de ahí salió la novela, con sus 3 partes, con “El corazón de Magallanes”, “Todo es cuestión de química” y “Silencios de Bandoneón”.

A.O. - ¿Podrías contar en síntesis el argumento?

R.G.C. - La vida de Juan cambia cuando en su empresa de Montevideo se anuncian recortes que le costarán su trabajo. La difícil situación en la que se encuentra y la tensión familiar le llevan a tomar la decisión de abandonar su país para buscar un futuro en Barcelona.
Ya en España, Juan comprueba que no existe el paraíso soñado, y observa cómo todas las puertas se le cierran.

Por fortuna, en la cima de la desesperación aparecerá Mariano, ese argentino de origen porteño propenso al bulo y al autobombo, que sueña con triunfar en Hollywood mientras limpia mesas y sirve platos en el restaurante Can MERCADER. Gracias a su particular carácter y a sus rocambolescas ideas, Juan acaba consiguiendo un puesto en el restaurante como friegaplatos y empieza a ver más cerca el sueño de traer a los suyos.

De la mano de Mariano, y siempre acompañados por Julia, esa guapa estudiante que trabaja como camarera y que pondrá en jaque su matrimonio, y Arnau, ese alocado cocinero invidente, Juan conocerá Barcelona y disfrutará de otra adolescencia tardía, con noches de borrachera y tardes de playa. Pero las malas nuevas no se harán esperar, y al deterioro de su relación, y la nostalgia por sus raíces, se unirá la noticia de la inminente muerte de su padre.

Será entre las dificultades cuando Juan encuentre el valor de las cosas sencillas y descubra que lo que realmente buscaba estaba más cerca de lo que nunca pudo imaginar.

A.O. - ¿Qué fue lo que te inspiró para escribir esta historia?

R.G.C.  -Las ciudades, sin duda. Y las personas. La escribí por Montevideo, y por Barcelona. Y también por David, y por Tony. Y por toda la gente de Claqueta, y todos aquellos que han hecho posible “la esperanza de un sueño”. Detrás de una película siempre hay un equipo que tiene que luchar contra muchas cosas, de la misma manera que las personas tenemos que luchar contra muchos pensamientos, y muchas adversidades, y bienvenidos y bienvenidas sean. La escribí porque Cruz del Sur es algo más que un símbolo, es una manera de sentir, y también es una manera de esperar lo mejor, de sentir, de soñar. 

A.O. -¿En qué época transcurre?

R.G.C. -En una época actual. Hablamos de los años más recientes, aunque en toda novela uno se alarga en el pasado del protagonista y sus allegados. En esta época de crisis, o de inicio de la crisis, para ser exactos, en la que encontrar trabajo en España es difícil, y en la que nuestro héroe, Juan, va a jugarse muchas cosas por sus sueños, por un viaje exterior e interior, uno de esos que nunca se olvidan, y que es la materia con la que se forjan los sueños, las novelas, el cine.


A.O. -  Silencio rodamos es una productora independiente, ¿cómo se distribuye luego el film? ¿Se verá en cine y en televisión?

R.G.C. - Cruz del Sur es una coproducción entre Silencio Rodamos, española, y Nepal Films, uruguaya, pero una vez la película está filmada, eso habrá sucedido en mayo de 2011, de la distribución se encarga otra compañía. Y sí, el objetivo es que se vea en cine y en televisión de la mayor cantidad posible de países del mundo.

A.O. - ¿Por qué la idea de filmar en Barcelona y también en Montevideo?

R.G.C. - Esa idea va implícita con el guión. Y con la idea de David de colaborar mediante el cine al desarrollo, y al intercambio cultural. Barcelona es una ciudad encantadora, y Montevideo también, pero no hay que olvidar que Silencio Rodamos se ubica en Vilanova i la Geltrú, y que ahí siempre va a haber espacio para la magia del cine.

 A.O. -  ¿Interpretarás algún personaje? ¿Cómo nació esta faceta de actor en vos?

R.G.C. - En principio sí. Pero mejor mantengamos la incertidumbre hasta que eso suceda. La faceta de actor nació con el teatro, gracias a mi mujer Rox Martínezy a Isabel Laso, una gran directora, actriz y escritora, de la que nadie debería perderse La última frontera, por ejemplo. Por lo demás siempre he estado dispuesto a colaborar con el cine, y de hecho me estoy postgraduando como Experto en Guión, quiero seguir con mis estudios de dirección, y filmar el largometraje “Camisa de foc”, que adapta la novela catalana de Anna Carreras.

 A.O. -  ¿Cómo compaginás  todas tus actividades, abogado, escritor, ahora también actor?

R.G.C. - Con fe, con pasión y con orden. Como diría la Biblia: hay un tiempo para todo. Lo importante es apasionarse a cada instante con lo que uno hace, y dejarse contagiar y contagiar a los demás con la esperanza, con esa energía que nos mueve, mucho más en tiempos tan oscuros. De ahí que haya publicado en formato digital tanto en bubok, como en biblioeteca, o en Amazon, algunos de mis libros, algunos gratuitos también, y que próximamente aparezca alguno con Globalbooks. Eso no quita, sin embargo, que siga publicando en papel, como así sucederá con CRUZ DEL SUR.

Página de Cruz del Sur en facebook:


 (c) Araceli Otamendi - Archivos del Sur 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta nota