Seguidores

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Rosa Montero en Buenos Aires (archivo)


tapa del libro La loca de la casa



(Buenos Aires) Araceli Otamendi

Esta nota fue publicada en la revista Archivos del Sur cuando la escritora y periodista española Rosa Montero vino a Buenos Aires a presentar su libro La loca de la casa.
Ahora se publica en este blog de entrevistas.
--------

Rosa Montero en Buenos Aires

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

La escritora española Rosa Montero presentó hace unos días en Buenos Aires, su último libro “La loca de la casa”, editado por Alfaguara. La presentación se hizo en una librería del Village Recoleta, uno de los lugares de mayor poder adquisitivo de la ciudad y habitual paseo de porteños y turistas.
Acompañaban a la escritora española y columnista del diario “El País” de España, la humorista y dibujante argentina Maitena, que colabora también en ese diario y Ezequiel Martínez, hijo del escritor Tomás Eloy Martínez.
Entre Rosa Montero, Maitena y Ezequiel Martínez se disputaban la palabra con humor y casi en un juego, como lo habían anticipado desde el inicio de la presentación. Rosa Montero es una mujer inteligente, de respuestas rápidas, parece ir a una velocidad supersónica cuando habla y habla muchísimo. Tiene el pelo rojizo, aseguró haberse teñido ella misma y en conjunto tiene un aire desenfadado e informal.
El público numeroso para el lugar, estaba compuesto en su mayoría por mujeres y por las preguntas que hacían era evidente que muchos conocían el libro a presentar y otras obras de la escritora española.
“La loca de la casa” no se enmarca en ningún género en particular sino más bien está entre la novela, la autobiografía y el ensayo.
Rosa Montero señaló ante una pregunta que le gustaría que el libro fuera leído para ser disfrutado. Maitena, quien aseguró que no le agradaba presentar libros y que había rechazado hacer la presentación de un libro que no le había gustado, intervino en el diálogo con preguntas incisivas y divertidas y dijo que cuando empezó a leer “La loca de la casa” ya no lo pudo dejar.
Casi se trataba de un duelo humorístico entre quienes presentaban.
Rosa Montero dijo que todos los libros nacen de una manera muy enigmática, nacen de un “murmullo”. “Este libro nació hace quince años” dijo Montero, un día se me ocurrió escribir un libro de reflexiones sobre la escritura. Todos los novelistas escribimos un libro sobre la escritura”. La escritora española había empezado a tomar notas desde hacía años - lo hizo también durante la presentación en un anotador, mientras hablaba y contestaba preguntas -.
Al tiempo de empezar a recopilar esas notas, dijo, se le ocurrió el título del libro “La loca de la casa” que es una frase de Santa Teresa para designar a la imaginación. El tema del libro es la imaginación, dijo la escritora, y recordó que hacía poco había estado con Fernando Savater y el filósofo había dicho que él no tenía imaginación. “No se dan cuenta que su propia identidad se basa en la imaginación” dijo Montero, refiriéndose a los seres humanos. “Nuestra identidad se basa en el recuerdo de nuestra historia, es lo que nos permite vivir”. La escritora también explicó: “Es un libro juguetón, como el baúl de un mago”, “pasan cosas imposibles pero queremos creerlas”. Y también dijo: “la gente quiere ser engañada, retroceder a la infancia cuando cualquier cosa puede ser posible”. “El lector puede elegir en este libro qué es verdadero y qué no lo es, en muchas cosas he mentido, en otras no”, dijo. También mencionó una crítica de “La loca de la casa” que publicó el escritor Mario Vargas Llosa a quien señaló como un gran crítico literario y un formidable lector.
El escritor de origen peruano, autor de “La ciudad y los perros” entre muchos otros libros, tiene además una obra “La verdad de las mentiras” donde habla del tema.
Vargas Llosa, dijo Montero, después de haber leido “La loca de la casa” creía que yo tenía una hermana y no tengo ninguna hermana, en cambio lo de los enanos en Alemania, que parecía mentira, eso es verdad, aclaró y afirmó: “lo que quiere decir el libro es que la vida imaginaria es tan real como la vida real”.
La escritora española aseguró que este último libro comparado con los anteriores, es el que está más cerca de lo que se propuso cuando lo escribía. Ante la pregunta de quien escribe si como autora se había sentido más libre para escribirlo al tener este libro bastante de autobiografía, Montero respondió que la escritura de cada libro es una búsqueda de libertad que se puede lograr también mediante las ficciones y uno de los objetivos de la creación literaria sería encontrar cada vez mayor libertad de creación y de expresión en cada libro que se va escribiendo.
En la parte final de la presentación, el público hizo preguntas donde se podía reconocer haber leido éste y otros libros de la autora española. Entre otras preguntas, el público estaba interesado en saber cuáles eran las mentiras y las verdades que figuraban en el libro.
“Uno siempre escribe para tratar de entender, es un camino de conocimiento, cuando cuento escenas de la vida de otros escritores, eso es verdad. Donde miento es cuando hablo de mi”, dijo Montero.
Maitena dijo que el libro tiene profundas verdades del mundo de los editores, hay mucho sobre la vanidad y también muchas anécdotas. También señaló como interesante el tema de las mujeres de los escritores. Montero dijo entonces que la mayoría de las mentiras literarias son la única manera de acercarnos a la realidad profunda, a ese lugar al que sólo se puede acercar a través de los mitos, de las leyendas y de las ficciones.
Al abordar el tema de la infancia, la escritora española dijo: “Lo que recordamos de nuestra infancia hoy no es lo mismo que recordábamos hace veinte años. Vamos adaptando el recuerdo de nuestra vida al mundo. Todos vamos armando de alguna manera como narradores nuestra historia”. Entonces con humor acotó Maitena que alguien dijo que “ordenaba sus recuerdos en base a los mundiales de fútbol”.

© Araceli Otamendi- Archivos del Sur -Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta nota