Seguidores

domingo, 25 de abril de 2010

Paul Auster en Buenos Aires*









Paul Auster en Buenos Aires - Con los ojos abiertos



(Buenos Aires) Araceli Otamendi

Paul Auster vino a Buenos Aires en 2002. Archivos del Sur estuvo presente en la conferencia de prensa que el escritor norteamericano brindó en el Plaza Hotel.

Habló del último libro “Creía que mi padre era Dios” publicado por la editorial Anagrama una recopilación de relatos de norteamericanos donde esta vez él fue editor, de la literatura y de la realidad social y política de Norteamérica y de la Argentina, de los atentados del 11 de Septiembre de 2001 y de su nuevo libro donde el personaje principal es un argentino.

El jueves 25 de abril de 2002 Paul Auster brindó una conferencia de prensa para los medios argentinos y extranjeros. Horacio García, autoridad de la Comisión de cultura de la Fundación El libro, entidad organizadora de la FeriaInternacional del Libro de Buenos Aires, presentó al escritor norteamericano y resaltó el valor de que un escritor del tamaño de Auster hubiera venido a Buenos Aires, diciendo que “no son muchos los que vienen a la Argentina en este momento”.


Archivos del Sur
estuvo presente.

El gran escritor norteamericano se presentó ante los medios mientras caminaba apoyado en un bastón. Durante la conferencia de prensa lo acompañaba el agente literario Guillermo Schavelzon. Según explicó Auster después, son muchos los viajes que realiza en avión y que le pueden haber producido un coágulo en una pierna. Se diría que el escritor luce tan bien o mejor que en las fotografías. De mirada penetrante y alerta, en el principio de la conferencia afirmó que siempre había soñado con venir a la Argentina, a Buenos Aires y que lamentaba no poder caminar muy bien debido al problema en la pierna que lo aquejaba. Sin embargo eso no sería obstáculo para observar y sentir la realidad argentina ya que dijo: “Pienso tener los ojos bien abiertos durante el tiempo que esté aquí”.
El protagonista del último libro de Auster , que será presentado en Estados Unidos en el mes de Septiembre próximo es un argentino nacido en el año 1900 y pertenece a una familia de inmigrantes de origen judío. En la historia, cuando el personaje tiene 19 años, alguien perteneciente a una banda le da una paliza a su padre durante la época que se conoce como la “semana trágica” y entonces éste insta a su hijo a que se vaya a Norteamérica. El protagonista del libro, que usa bigotitos negros y un traje blanco, según dijo Auster terminará trabajando en Hollywood, donde escribe, y dirige películas.

El proceso de escritura

En cuanto al proceso de escritura Auster explicó: “Yo creo que escribo con el cuerpo y con la cabeza en la misma medida y también pienso que los que leen con serenidad, también leen con el cuerpo”. El significado está inmerso en el ritmo y en la música de las palabras. El lenguaje va creando significados mucho más allá del significado del diccionario. Eso es lo que separa a la literatura del periodismo. El trabajo de un periodista debe ser claro y no ambiguo. Eso es buen periodismo”dijo.

”Con una novela o tal vez la narrativa creativa, ocurre justamente lo contrario. Los significados deben emerger de la palabra” afirmó el escritor.
Con respecto a cuándo daba por terminada una obra, el escritor norteamericano dijo que “se termina cuando “se llega a un punto en que no se puede saber qué otra cosa hacer”.

El país de las últimas cosas


Alguien le preguntó a Auster respecto al paralelismo entre el libro El país de las últimas cosas y la situación crítica que vive la Argentina y el escritor dijo que se trata de un libro donde se habla de todos los horrores que se han vivido en el siglo XX y entonces recordó un episodio real, cuando el libro llegó a manos de un director de teatro, en Sarajevo. Ese hombre que era un director de teatro, dijo el escritor, había estado leyendo el libro solo, en una habitación, muerto de frío, mientras afuera caían bombas y a medida que leía pensaba que el libro contaba las cosas que ocurrían en ese momento. Auster señaló entonces una de las características de la ficción que puede hacer que un libro, escrito por un autor norteamericano pueda viajar y narrar cosas que están ocurriendo en otro tiempo.

No proyecta escribir la gran novela americana

Una de las preguntas que le hicieron fue si en algunas de sus novelas estaba el proyecto de narrar la gran novela americana, cosa que Auster negó: “Nunca me vi a mi mismo como si fuera a escribir la gran novela americana”dijo el escritor.

Lecturas

Ante la pregunta de qué lecturas recomendaría actualmente a los argentinos, el escritor se excusó diciendo que era mucho peso contestar esa pregunta y dijo: “Pienso que cualquiera que esté pasando por los acontecimientos difíciles por los que atraviesa la Argentina seguramente no encontrará el tiempo para leer nada. ¿Cómo podría yo aconsejar a los lectores?


Los atentados del 11 de Septiembre

Cuando le preguntaron a Auster acerca de cómo se recuperó después de los atentados a las Torres Gemelas, contestó que el 11 de Septiembre “debe haber sido uno de los peores días de mi vida y uno de los peores días para todos los que vivimos en New York. No hablo, dijo, de política ni de guerras globales ni de terrorismo. Hablo de 3000 personas que mueren en un solo día. New York es una ciudad muy grande pero también un lugar muy privado e íntimo, más de lo que se podría llegar a pensar. No creo que haya una sola persona que no conozca a alguien que a su vez no conociera a alguien que trabajaba en las Torres Gemelas. Este asesinato masivo me sumergió en un estado similar al de la pena, como si muchos miembros de mi familia hubieran muerto en un accidente de auto en un instante. Durante los tres o cuatro meses siguientes no podía pensar, escribir, ni tenía deseos de hacer nada. Pero después, más o menos cerca de Navidad, llegando a fin de año, no tengo idea de por qué, algo en mi interior se empezó a levantar y tuve ganas de trabajar. Empecé a tener deseos de pensar en algo que no fuera el 11 de Septiembre.”
Y luego, el escritor continuó citando un artículo que escribió su mujer, la escritora Siri Hustvedt quien dijo “vivimos porque estamos vivos y esto es lo que hace la gente”.
Cuánto más sale la verdad, cuánto más piensa la gente en eso, las personas se vuelven más compasivas.


Acerca del libro “Creía que mi padre era Dios”

Creía que mi padre era Dios
, el libro que presentó en la Argentina.


La edición de este libro de Editorial Anagrama corresponde a Paul Auster quien recibió cientos de historias de personas de Estados Unidos. La idea surgió cuando el escritor fue entrevistado en Radio Nacional, de USA, una radio sin fines de lucro, mientras Auster estaba en New York el entrevistador hablaba desde
Washington. La idea era que el escritor leyera sus relatos por radio semanalmente, cosa que el escritor dudaba de hacer hasta que su mujer le dijo que pidiera a la gente que le enviara historias verdaderas para ese proyecto y si hubiera suficientes personas que lo hicieran, sería algo maravilloso. El proyecto, se concretó entonces en el nuevo libro. “Sentí que Estados Unidos era atravesada por las historias que provenían de diferentes puntos del país’ dijo el escritor. Me encantaría, dijo Auster, que alguien empezara un proyecto de historias en la Argentina. Piensen en toda la gente que puede tener historias. Cuánto más sale la verdad, cuánto más piensa la gente en eso, las personas se vuelven más compasivas”.

La vida está hecha de contingencias

Ante la pregunta de
Archivos del Sur, respecto de a qué edad tuvo conciencia de que la vida está hecha de contingencias, de accidentes, según manifiesta el escritor en un largo reportaje que le hizo Gèrard de Cortanze, Auster relató un episodio ocurrido a la edad de 14 años. Estaba junto a un amigo, en el campo, cerca de un alambrado. Había una tormenta y un rayó cayó sobre su amigo y lo fulminó. “Si una experiencia como ésta no te enseña algo”... concluyó Auster.

El periodismo

Cuando le preguntaron cuál era su opinión acerca del periodismo, Auster dijo que admira el trabajo de los periodistas. Con respecto a las noticias que llegan por televisión, el escritor dijo que “las noticias por televisión achatan la realidad”. “Hay toda una cuestión editorial y política”, dijo Auster. Es una lástima, agregó, pero yo no creo que los noticieros por televisión puedan mantenerse neutrales. Un buen ejemplo de eso es lo que está pasando en medio oriente. La situación es muy compleja, las imágenes que se mostraron de la gente tirando piedras, esa no es la forma de llegar al corazón del asunto, dijo Auster.

Las desapariciones, temas recurrentes de sus obras

En cuanto al por qué de algunos temas recurrentes de las novelas de Auster, el de la desaparición de cosas y de personas, el escritor norteamericano afirma no saber por qué escribe lo que escribe. “Son ciertas ideas obsesivas que me rondan la imaginación, sigo regresando a ellas de una forma u otra”. “En mis libros, dijo el escritor, suele haber gente que desaparece y vuelve a aparecer en otras vidas” agregó.

Los poetas

Alguien le preguntó a Auster si podía nombrar a algunos poetas que le gustaran a lo que el escritor respondió: “He leido mucho más de lo que he escrito. Les puedo comentar acerca de todos lospoemas de la era isabelina, de poetas anteriores a Shakeaspeare.”

Auster, quien durante una época anterior a sus novelas escribía poesía, nombró luego a John Keats, William Blake, Emilie Dickinson, Walt Whitman.

Su experiencia en el cine

Auster, quien es autor de los guiones de cine Smoke & Blue in the face - el film se conoció en la Argentina con el título Cigarros =y Lulu on the Bridge dijo que durante cinco años trabajó en las películas y eso ocupaba la mayor parte de su vida
. “El cine es un trabajo a tiempo completo,
no se pueden escribir novelas y al mismo tiempo hacer las películas. Por el momento, sigo escribiendo novelas, mi tarea principal” dijo el escritor.

La novela policial

Archivos del Sur le preguntó a Auster acerca de su opinión sobre el género policial y qué futuro estimaba que tendría ese género, a lo que el escritor respondió que ha sido muy lector de novelas policiales. “Se han escrito grandes novelas en ese género. Cuando las cosas andan mal la novela policial es la mejor manera de expresarlas.”


© Araceli Otamendi- Todos los derechosreservados- Prohibida la reproducción total o parcial, sin autorización de la autora.



*entrevista publicada originalmente en abril de 2002 en la Revista Archivos del Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente esta nota